El Perú y la codicia

No le hemos dado usos adecuados a nuestra riqueza natural

fuente. CIR Noticias

El Perú de hoy pasa por una situación muy complicada. El desequilibrio entre los poderes del Estado y nuestra inestabilidad institucional son solo síntomas de algo mucho más grave de lo que pudiéramos suponer. Sin embargo, andamos distraídos con la interminable aparición de capítulos de la serie “políticamente correcta” que los medios de propaganda oficial nos ponen mañana, tarde y noche, hasta en la sopa, y no vemos el fondo de nuestros problemas.

La codicia que la ley de Moisés sanciona explícitamente. En efecto, desde siempre la existencia de riquezas ha generado y genera una gran codicia. Muchas de las cosas que hoy padecemos son el resultado de la obra de codiciosos que pretenden acaparar las riquezas de nuestro suelo.

La codicia se da a nivel individual, pero también cobra presencia grupal en minorías mercantilistas hambrientas de bienes ajenos. Además, puede alcanzar una magnitud de tipo internacional, vinculada a aspectos de índole geopolítico. Por eso, debemos liberar a nuestro país de la codicia, tanto local como extranjera, para así darle un adecuado uso a nuestras riquezas y superar la situación en la que hasta hoy nos encontramos.

Si el Perú fuese un país realmente pobre en recursos naturales, pero educado, quizás hubiese logrado el desarrollo. Quién sabe si hasta hubiésemos podido alcanzar niveles de vida como los de los países del primer mundo. Sin embargo, el nuestro es un país rico en materias primas y, por lo que yo percibo, es en aquella riqueza donde está nuestro talón de Aquiles.

Ayer fue el guano, el salitre, el caucho. Hoy, contamos con el recurso del litio, el cual recientemente se ha descubierto en un yacimiento ubicado en un lago prehistórico, que está cubierto de lava, en la zona norte del departamento de Puno. Al respecto, se puede visitar el siguiente enlace para ver la información:

Por: Pillpa Alvarado

► Tambien puedes leer: 

 

COMPARTIR NUESTRA NOTICIAS